Autor: Redes 9 mayo 2010

Hay motivos que explican las causas de que no sepamos casi nada de lo que pasa en el cerebro. “Se trata del órgano más complejo e inteligente del universo”, dicen unos. “Es un apaño evolutivo”, dicen otros, poniendo de manifiesto la concepción de andar por casa del cerebro. Hay quien se fija en las elevadas dosis de altruismo que puede arrojar en animales no humanos, como los elefantes, y otros, en cambio –como los españoles, atónitos todavía ante la crueldad demostrada por una adolescente que condujo al asesinato de otra– , se horrorizan de que un cerebro pueda urdir violencias sin límite. ¿Con qué nos quedamos? ¿Es el cerebro el órgano más inteligente del universo o, por el contrario, un reflejo distorsionado y torpe de las mayores maldades de que somos capaces?

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset