Autor: Redes 3 noviembre 2013

A mucha gente –incluidos los jóvenes– le cuesta renunciar a los dogmatismos anclados en nuestro saber. Me refiero a la vieja separación entre las estructuras heredadas, como las genéticas, y los rasgos cambiantes, como el humor, el cansancio o el amor.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset