Autor: Redes 31 enero 2010

Dentro de muy pocas horas salgo para Alemania, donde voy a entrevistarme con paleontólogos de renombre internacional especializados en los mecanismos de la inteligencia. Pero no consigo salir de mi tristeza porque llevo días queriendo descubrir el paradero, tras el terremoto de Haití, de los amigos haitianos que allí dejé como representante permanente del Fondo Monetario Internacional.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset