Archivo de Febrero, 2014

Nadie más en casa

Domingo, Febrero 23rd, 2014

En medio de la ola de frío, a cualquiera le cuesta imaginarse una situación que no sea catastrófica. Ya saben que el planeta Tierra gira alrededor del Sol a unos cien mil kilómetros por hora en el espacio; la atmósfera parece que es lo suficientemente resistente como para que los que vivimos bajo ella no lo notemos, pero ¿y si no lo fuera tanto? ¿Qué pasaría si un día tuviéramos que ir por ahí metidos en un traje de buzo que nos protegiera del frío o del vacío? Las viejas preguntas reaparecen a la mínima. ¿Qué pasaría si aumentara levemente la temperatura? ¿O si el Sol no apareciera más por esos extremos?

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset

Seres sin Estado

Domingo, Febrero 16th, 2014

Incluso a finales del siglo XVIII, cuando ya no eran el colectivo más numeroso, los seres sin Estado seguían ocupando el más grande de los espacios disponibles del globo: los bosques, las montañas, las estepas, los desiertos, las regiones polares, los pantanos y las tierras más difícilmente accesibles y remotas.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset

Atención plena

Domingo, Febrero 9th, 2014

Es cierto que la gente, en este siglo XXI, ya no ejecuta sus tareas de una en una, sino que, de pronto, se encuentra hablando por teléfono con su hija en Nueva York mientras paga una factura atrasada de albañilería en la casa; o, a pesar de los peligros del tráfico, no tiene más remedio que conducir mientras su mujer le lee la lista de la compra. La verdad es que la tecnología le permite hoy en día dividir sus acciones en pequeños pedacitos de información que antes requerían el cuerpo y la mente de una sola persona.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset

Saber qué me conviene

Domingo, Febrero 2nd, 2014

Antes de ponerse a escribir hacen falta tres cosas: desmenuzar lo que se quiere hacer –es decir, comprometerse con lo que se quiere hacer–; comprobar si se cuenta con todo lo necesario para hacerlo –a eso, los psicólogos lo llaman «el reto»–; y mirar a los demás para deducir si van a dejar salirme con la mía. La mejor manera de hundirse en el fracaso es olvidarse de cualquiera de los tres requisitos.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset