Autor: Redes 28 Junio 2015

Es tan mezquino como innato. El método más eficaz –que no recomendable– para liberarnos de la ansiedad es pasársela a otro. Me lo dijo Robert Sapolsky hace años, ante mi asombro. Estresar a otro, hacer que se sienta mal, nos sosiega y, pese a que afortunadamente los humanos gozamos de convicciones morales para frenar una actitud tan canalla, se practica bastante; demasiado. Según Sapolsky, «se trata de algo muy típico de primates, una respuesta común que hace que el mundo sea mucho peor».

sapolsky

Robert Sapolsky (imagen: Vimeo).

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset