Autor: Redes 16 junio 2013

Ahora resulta que el concepto del tiempo es el problema más importante con que se enfrenta la ciencia. Pero ¿y para nosotros? ¿Existe o no existe el tiempo? La verdad es que durante siglos nos hemos acostumbrado a pensar y vivir en dos mundos bien distintos: existía el mundo de arriba, por el que se paseaban los dioses y, al mirarlo, nunca dudamos de que el tiempo era invisible o cualquier cosa menos real. Y el mundo de aquí abajo, en el que existía el tiempo, ¡y de qué manera!: la gente se iba al otro mundo, envejecía e intentaba manipular el tiempo, que era tan real que no se dejaba dominar en absoluto. Aquí abajo, el tiempo era real y por ello pesaba y pasaba.

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset