Autor: Redes 26 diciembre 2010

Por favor, active Javascript y Flash para poder ver el vídeo Blip.tv. Redes 78: “El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir”. Fecha de emisión: 26/12/10.

Vanidoso y ególatra, nuestro cerebro trata de convencerse siempre de la opción más cómoda, de la que concuerda mejor con su propia realidad. Por eso memoria e inconsciente se encargan de ajustar lo que no encaja, de cambiar lo que no gusta, de eliminar lo que duele y de ensalzar lo que agrada.

De esos mismos mecanismos surge en los humanos la habilidad para caer fácilmente en estereotipos y prejuicios que, llevados al extremo, pueden conducir a tensiones y conflictos.

El próximo domingo en Redes, de la mano de la psicóloga Cordelia Fine conoceremos las artimañas que utiliza el cerebro humano para construirse un mundo más agradable y benévolo. Veremos además lo mal que lleva la fuerza de voluntad y hasta dónde le pueden llevar los miedos y prejuicios.

Descarga la transcripción de la entrevista.



38 Respuestas to “Redes 78: El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir”

  1. L@u:

    Me gustaría saber el titulo del libro del Cordelia Fine al que se hace referencia en el reportaje y si está traducido al castellano. Gracias por la información.

  2. Cristina:

    Hola L@u, el libro es “A mind of its own”. Creo que aún no está traducido al castellano.
    Un saludo

  3. ipj:

    Muy buen programa el del pasado Domingo. Sobre todo porque ha resumido en media hora una parte de mi asignatura de Psicología Social I. Aunque tan sólo puntualizar un par de cosillas: cuando llueve la gente no sale a correr, al menos yo, y en vez de consciente y subconsciente, en psicología se prefiere hablar de procesos controlados y procesos automáticos, respectivamente, ya que lo primero queda bastante… psicoanalista, con todo lo que ello conlleva.

  4. Paco:

    El cerebro se acomoda

  5. Sara Cobos:

    Excelente aprendizajes, gracias por compartirlos!!
    Feliz Navidad

  6. ana tormo:

    En la vida corriente tambien estamos expuestos a la crueldad de determinados individuos egolatras,lo curioso es que la gente no cuestiona al agresor,cuando el agredido se queja queda esa pregunta flotando en el aire ¿que habra hecho para merecer eso ? ¿por que no penalizamos al agresor? ¿por que tratamos de congraciarnos con el inhumano? Quizas porque lo consideramos con mas fortaleza? Porque hace lo que no nos atrvemos a realizar? Quisiera me aclararan este concepto de la crueldad y la permisividad por parte del entorno,la explicacion cientifica. Gracias

  7. Haydée Nora:

    ¿Eliminar lo que duele? Más bien pienso que, a veces, lo que duele nos elimina a nosotros. Ése es mi caso, y es el caso de muchos enfermos mentales.
    Un saludo a todos los que aprendemos con Redes.

  8. Lily Pereira Morandi:

    Totalmente de acuerdo con usted, es un a necesidad imperiosa delcerebro defenderse , del mesio en que funcioana y de los muchos y variados ataques.Creo que se llama “mecanismo de defensa” el olvido, la mentira , la negacion , la risa permanente ,o en circunstancias , no pertinentes , el bloqueo ,etc.etc. de lo contrario sw produciría la enfermedad.
    “La adptación activa a la realidad es imprescindible en las circunstancias en que vivimos……….Gracias Eduardo por informas de temas tan interesante.

  9. Ximo:

    Vi el programa y, en algunos momentos sentí verdadero terror de lo que alli se comentaba.

  10. manu cueva:

    Lo vi este domingo en la 2 buenísimo.

  11. Barcelonauta:

    “EL CEREBRO ES TONTO”

    M. ª Jesus Álava Reyes, psicóloga

    Nací y vivo en Madrid. Estoy especializada en psicología escolar y clínica. Nunca me he casado y no tengo hijos. Soy profundamente liberal, ecologista y muy desengañada de los políticos. Creo que alguien creó el universo, pero no soy religiosa. Publico mi segundo libro, “La inutilidad del sufrimiento” (La Esfera de los Libros)

    A veces sufrir es inevitable.
    Sí, pero no por ello deja de ser inútil. ¿Sabe lo que pasa?

    Que empezamos mal.
    Pues sí, ya en el colegio en lugar de sensibilizar a los niños hacia lo positivo, lo que hacen bien, lo que puede darles seguridad y confianza, los sensibilizamos hacia lo que puede perturbarlos y producir inseguridad.

    ¿Y luego todo es un continuo?
    Sí, nuestro cerebro graba las escenas negativas y cuando nos encontramos ante una situación parecida nos sentimos mal automáticamente y nuestra reacción es irracional.

    Pues sí que estamos bien.
    Lo crucial no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos en cada momento. El pensamiento es previo a la emoción, y ese pensamiento es el que nos hace sentirnos bien o mal. La clave es controlar el pensamiento.

    ¡Pero si sólo somos conscientes de nuestros pensamientos cinco minutos al día!
    Ja, ja, ja, por eso lo que marca un cambio vital en nuestra existencia es conseguir pasar de la reacción a la acción. La inteligencia es la capacidad de dirigir el comportamiento.

    ¿Qué hay que conquistar?
    El equilibrio interno, y las claves son: no consumamos nuestro presente dando vueltas
    a hechos pasados y eliminemos los reproches, que son muy peligrosos. Debemos vivir intentando sentirnos bien cada día.

    No es fácil, hay que trabajar y madrugar.
    No se puede vivir para el fin de semana porque acaba decepcionando. A nadie le gusta
    madrugar, pero es mejor con un poco de música y canturreando. Podemos sentirnos bien con nosotros mismos, pese a nuestras circunstancias, o dejarnos llevar por ellas.

    Ya, pero…
    Nada puede arrebatarnos nuestro presente. Incluso en las circunstancias más duras siempre nos pertenecerán nuestros pensamientos y, con ellos, nuestras emociones.

    La teoría la sabemos todos.
    De la misma forma que tenemos mucha facilidad para sentirnos víctimas, podemos empezar a controlar nuestros pensamientos para sentirnos bien. Le daré un truco.

    Estupendo.
    Póngase la alarma del reloj y cuando suene dígase algo positivo de sí misma; porque
    sin darnos cuenta estamos todo el día oyendo y diciéndonos cosas negativas, y eso determina nuestro estado de ánimo. Tenemos dos sistemas nerviosos: el central, que controla nuestra parte intelectual, y el autónomo.

    ¿…Que va a su aire?
    Sí, y nos juega muy malas pasadas. El cerebro es bastante tonto, no filtra la realidad.
    Lo que piensas se lo cree. Si tú de noche oyes tras de ti “¡A por ella!”, se te sale el corazón del pecho y empiezas a sudar hasta que ves que eran unos chicos tras una pelota, pero el corazón sigue acelerado, ¿por qué?…

    El cerebro creyó que estaba en peligro.
    Cada vez que nos decimos “me encuentro mal”, el mensaje que le estamos dando al cerebro es “tienes que encontrarte mal”. No es fácil, pero todo se resume en adquirir hábitos saludables de vida. Nos dicen que hay que comer sano y hacer ejercicio, pero nadie dice que hay que pensar sano.

    ¿Y qué hace usted cuando se irrita?
    La irritación es una agresión contra uno mismo y la forma de establecer barreras con los demás. Cuando estamos irritados no razonamos, actuamos emocionalmente mientras el cerebro busca un culpable. ¿Qué hace usted cuando se irrita?

    Deporte.
    Eso está bien, porque su sistema nervioso autónomo tiene que estar pendiente de los músculos y deja de jorobarla. Pero hay opciones inmediatas: el simple hecho de mojarse la cara con agua fría sirve para desconectar.

    ¿Y luego?
    Hay que intentar llevar el pensamiento a algo positivo que sea incompatible con lo anterior o darle al cerebro instrucciones sencillas. Por ejemplo: voy a freír una tortilla, ahora bato el huevo, lo salo, etcétera. Al cabo de media hora el pensamiento ha cambiado.

    Los pensamientos negativos son insistentes.
    El cerebro nos prueba: cuando ve que no respondemos, vuelve a probarnos una y otra vez, pero acaba por abandonar.

    Denos más hábitos que potenciar…
    Asumir que podemos equivocarnos: el miedo a cometer un error bloquea y paraliza. Responsabilizarnos de nuestro bienestar y felicidad: los demás la pueden entorpecer o favorecer, pero no son responsables; eso nos convierte en dependientes.

    Los otros son nuestro espejo.
    Pero nos dejamos llevar por lo que dicen los demás en lugar de por lo que hacen. En el mejor de los casos nos entrenaron a escuchar en lugar de a observar, mirar y analizar.

    Más.
    Animarnos cuando todo parece que está en nuestra contra porque ahí se demuestra la grandeza de las personas. Asumir que el futuro bien entendido está en el presente bien vivido. Potenciar los dos sentidos fundamentales: el sentido común y el sentido del humor, que es el medio más rápido para sentirnos mejor con nosotros mismos y con los otros.

    ¿Los pensamientos crean hábitos y los hábitos forjan el destino?
    Así es. Parece absurdo creer que decirse cosas positivas va a cambiar nuestro destino,
    pero debería probarlo.

    De acuerdo, hagamos el experimento.
    Pues repítase cada mañana una cualidad propia y añada otra que quiere conseguir, por ejemplo: “Soy alegre y voy a estar cada día más contenta”, y recuerde que al cerebro las órdenes hay que dárselas en presente.

    Nos enseñaron a caminar dándonos ánimos y riéndonos las gracias, pero todos hemos interiorizado que se aprende a vivir a base de golpes. El resultado es que a nadie se le olvida caminar y que muy pocos saben vivir. Las claves para no entender la vida como una tragedia, sino como un presente lleno de oportunidades que hay que aprovechar día a día, se resume en una afortunada reflexión: ¡no suframos inútilmente! Si controlamos nuestros pensamientos, controlaremos nuestra vida. Lo importante no es lo que nos acaba de pasar, sino lo que estamos pensando. “No es fácil –dice con una sonrisa la coordinadora psicóloga de la Escuela Infantil del CSIC–, pero es sencillo. Además, aprender a vivir es el mayor reto y logro del ser humano”

    ¡¡¡¡Tan tonto que a veces nos conduce hasta a la guerra!!!!

  12. Fernando Botella del Rey:

    Pero tampoco le gusta que le tomen el pelo ni las patillas

  13. Pep Peragón:

    ¡¡¡ Bravo !!! Excelente programa, felicidades. Un 10 sobre 10.

    Gracias a todo el equipo de Redes por ofrecernos estos magníficos conocimientos sobre nuestra comportamiento psicológico de una forma tan comprensible.

    Saludos,

    Pep Peragón

  14. monica:

    1 saludo!! yo también vi el reportaje,me gusta mucho Punset y de Cordelia Fine nunca había sabido de ella hasta ahora.. pero como siempre da a que pensar sobre nuestras conductas…gracias. Gracias a los que hacen para recuperarnos,a los que nos entienden d manera científica y comprender que la mente es muy difícil de controlar cuando tienes miedos,complejos o simplemente no tienes autoestima… 1 abrazo y espero de todo corazón que encontremos esa felicidad tan anelada.

  15. Alejandro:

    Muy buen tema tratado, como todos los programas de Redes.
    Efectivamente, nuestro cerebro, el inconsciente y todo lo que relaciona el mundo de nuestra mente, es un tema a profundizar y para aprender, no sólo para comprendernos a nosotros mismo, sinón para crear un mundo con gente mejor…

  16. hx:

    Hay un libro excelente en español de Francisco J. Rubia

    http://www.archivodenessus.com/rese/0296/

    Que describe muy bien el comportamiento del cerebro respecto al cuerpo que lo alberga

  17. Cristian Farpon:

    Por programas así merece la pena seguir teniendo una televisión en casa.

  18. Javier:

    Buen trabajo. El tema me ha parecido muy interesante. Estoy deseando que llegue el domingo que viene para conocer las artimañas de nuestro cerebro.

  19. Ezequiel:

    C.F.: “No sabía qué pensar, no sabía quién tenía prejuicios, si era ella, si era yo.”

    Igual que existe la publicación DSM-IV, tan impreciso y apreciado por lo psquiatras, tendriamos que agradecer a alguien un Manual Conciso Sobre Comportamiento Humano. Sería una bendición

  20. JULIO:

    M. ª Jesus Álava Reyes, es lo más sensato que he escuchado en mucho tiempo.
    me alegra saber que hay personas que piensan así.
    estamos atormentados por creencias limitantes hacia nuestro ser y existencias y hacia el empleo productivo de nuestro cerebro o mente.
    ¿que es verdad?
    desde que nos alejamos de ésta nos distanciamos más los unos de los otros, cojemos por caminos diferentes y solo sabemos chocarnos una y otra vez con los problemas del pasado.
    lo que nos permite saber si vamos por mal o buen camino son los sentimientos. y todo aquel que sea capaz de controlarlos, controlará su vida.

  21. Monica Perez de las Heras:

    Es fascinante lo que nos cuenta Cordelia. Yo suelo decirlo en mis clases: ¿Sabéis quién domina nuestro lenguaje no verbal, verbal y paraverbal? El subconsciente. Pero podemos hacerlo conscientemente si queremos. Os invito a hacerlo!!!!

  22. El yugo de la mente:

    Antonio Jorge Larruy, investigador en autoconocimiento

    “Sólo viven a fondo aquellos que se entregan”

    28/12/2010

    Hace seis años dejó la empresa familiar para crear y gestionar Espacio Interior, un centro de desarrollo y crecimiento personal. “Siendo muy niño intuí que esto que soy va más allá de lo que me pasa, y aprendí a través de la meditación a acceder a ese lugar que aporta a mi vida paz y creatividad para lidiar con lo cotidiano”. Su propuesta, desarrollada en el libro Espacio interior (Ed. Luciérnaga), consiste en parar y escucharse, “… lo que significa dejar que todo lo que llevas dentro (emociones, pensamientos) salga. Tener la paciencia y la firmeza de estar con ello, aportando a ese espacio de escucha lo que cura: amor y conciencia. Y de ahí nace la actitud en la vida”.

    Feliz Navidad.
    La Navidad es una época de cierto tono afectivo, y una invitación al disfrute.

    Y al dispendio.
    Esa invitación a la alegría debería extenderse al día a día, pero tenemos cierta dependencia de las formas.

    ¿A qué se refiere?
    Todo lo que profundamente anhelamos lo somos, el problema es que vivimos en un personaje y hemos perdido el contacto con esa dimensión que está en nuestro interior.

    Si fuera tan sencillo…
    Simplemente, se requiere aprender a parar, aflojar la crispación mental y emocional en la que vivimos para empezar a reconocerla.

    ¿Por qué cree que estamos crispados?
    No vivimos directamente la realidad de lo que hay y lo que somos, somos lo que hay que ser. No nos aceptamos ni aceptamos las cosas como son, estamos continuamente queriendo ser de otro modo.

    … E intentando cambiar a los demás.
    Creo que las relaciones humanas son el reflejo literal de cómo uno vive consigo mismo. Si te vives con más profundidad, vivirás al otro con más profundidad.

    ¿Cómo empezamos a querer ser otro?
    De niños. Nadie nos dijo: “Tú eres un potencial de vida y en ti está todo, simplemente has de ir sacándolo y manifestándolo. Tu vida es un proceso creativo”.

    Eso es mucho decir.
    Por el contrario, se ha considerado que un niño no sabe, que un niño no tiene, que un niño no puede. Se ha considerado al niño desde la carencia y se le ha dicho: “Tienes que ser”, ahí está el origen de la tensión.

    Entiendo.
    … En la guerra contra uno mismo para ser el más listo, el más guapo y ser aceptado. Sin embargo, si fuéramos convenciéndonos de que somos esa potencialidad…

    Hay que desarrollarla.
    Sí, pero si la persona, en lugar de estar pendiente de lo que lleva dentro, está pendiente de medirse, interpretarse y juzgarse en función de los modelos, ese desarrollo se bloquea. Las personas que más se desarrollan son las que más confían en sí mismas, y sólo viven a fondo las que se entregan.

    A menudo, tanta preocupación por desarrollar nuestro interior desemboca en un egocentrismo cerril.
    De nuevo el personaje, el que quiere ser alguien a nivel espiritual se queda en las formas. La mejor cura para esto es el trabajo diario, renovar y realizar ese conocimiento.

    ¿Cómo?
    A través de tres cuestiones básicas: es necesario tener un espacio para estar con uno mismo y meditar; es necesario un cambio de actitud, dejar de vivir con una actitud pasiva y de dependencia del exterior, y empezar a crear desde dentro, siendo conscientes de que somos generadores de nuestra propia plenitud en función de lo que damos. Cuanto más uno da, más uno crece.

    Gran principio.
    Si no movilizas tu energía, cada vez tienes menos; en el ámbito afectivo, si no estás en una disposición generosa, afectiva, empática, cada vez eres más pobre. Y en el intelectual, si no cultivas tu capacidad de interesarte y de entender, cada vez vives con menos.

    Tercera cuestión…
    Entender que hay una dimensión inconsciente que hay que sacar a flote y reeducar. Debemos investigar sobre nuestras ideas profundas, dialogar con nuestro niño interior, ese al que no se le dijo: “En ti está todo”.

    Llevamos siglos repitiendo el “Conócete a ti mismo” del templo de Delfos.
    Creo que el mayor problema que tenemos es lo atrapados que estamos en los pensamientos; eso produce agitación, confusión y problemática emocional. ¿Sabe lo que pasa?

    ¿Qué pasa?
    Qué no estamos en lo que somos. Lo real es la vida, no los pensamientos sobre la vida. Tenemos que empezar por sentir el cuerpo; si lo hiciéramos, tendríamos un beneficio inmediato: contactar con una realidad energética. La realidad es energía, conciencia y plenitud, y hay que constatarlo cada día.

    ¿Y la pequeña realidad de llegar a final de mes y de lidiar con los otros?
    Cuanto mayor es la conciencia de mí mismo y menos atrapado estoy en mis pensamientos, mejor respondo a mis responsabilidades. Estar conectado con esa conciencia me predispone a que vaya a recoger a los niños con una actitud espléndida y que me enfrente a mis problemas bancarios sin esa carga subjetiva de preocupación y sufrimiento.

    Somos lo que pensamos.
    Vivimos conforme a la idea que tenemos de nosotros mismos, por eso es tan importante librarse del yugo de la mente, piedra filosofal de todas las corrientes espirituales.

    El pensamiento es una herramienta muy valiosa.
    Imprescindible, lo que pasa es que la mente está hiperactivada porque estamos todo el día dentro de ella. Si estuviéramos siempre escuchando al corazón, al final crearíamos una cardiopatía, y eso estamos haciendo con la mente: creando una mentepatía. El cuerpo y la mente son vehículos de la vida y confundirse con ellos es el problema.

    Los pensamientos crean hábitos y nuestros hábitos conforman nuestro carácter.
    Una palabra puede sustentarse en sentimiento o ser simplemente una palabra. Para mí, este es el sentido de la mente: esas ideas, esas palabras, ¿están iluminadas? Si no lo están, no vehiculan nada.

  23. Alfonso:

    Un gran reportaje .. otro más. Parabéns

  24. Chema:

    Felicidades por el programa, y en particular por el tema de hoy, me parece que esta muy bien tratado.
    También felicitar a la gente por sus comentarios.

    Un saludo de mi cerebro y yo!

  25. jose:

    Muy interesante,lo malo es trasladar eso tan científico a algo más simple,me refiero a nivel político,empresario,etc,no lo digo en plan anti sistema,ni con intención de insultar,quiero decir que si ese mensaje se pone en palabras que hasta un político o empresario capitalista pudiera entender !!!en horas de máxima audiencia,por supuesto!!!,lo mismo intentaban educarse,bueno,auto educarse en este caso,porque ellos son los responsables de la educación,de todas formas es algo que se sabe desde hace mucho tiempo,hay muchos dichos y refranes que se refieren a ese tema pero con palabras que hasta un empresario podría entender y perdone que repita esto pero es que parece que solo nos damos cuenta los que no buscamos forrarnos a costa del sudor y esfuerzo del trabajador,lo de que el cerebro se auto engaña puede ser producto de la supervivencia aunque nadie en su sano juicio se engañaría a sabiendas diciéndose que enfrente hay una fruta si lo que tiene delante es otra cosa,esto es bastante interesante,a mi parecer,porque podría darnos pistas sobre que tipo de secuencias neuronales o conexiones entre ellas son las primeras,las que van formando de verdad nuestra personalidad,me refiero a que en referencia al auto engaño,antes habría otros patrones o secuencias,otro software que sitúe a nuestra consciencia en un plano o estado en el cual es posible buscar el auto engaño,y con respecto a lo de palabras para oídos y cerebros poco capacitados para el entendimiento me refiero a que en la decisión de muchos empresarios y políticos influye ese auto engaño,dígale usted a Sarkozy,Berlusccony,etc,etc,etc..que cuando el dice que recortar salarios es bueno quien está respondiendo es una parte de su cerebro que se auto complace sabiendo que no le falta de nada y que justifica esa decisión porque en sus neuronas está antes el sentirse bien que el pensar un poco,cuantas migrañas y dolores de cabeza habrán evitado muchos responsables amparándose en decisiones simples,seguro,pensar produce estrés,cansa…y a un cerebro señorial y acostumbrado a ser vago le hace muy bien ese auto engaño…
    Lástima que esto,que por cierto está bastante mal explicado,solo lo vayan a entender personas a las que no les hace falta leerlo para saberlo.

  26. Estefanía:

    Lo primero felicitar al equipo por otro programa fantástico y en especial a Punset, pues soy una gran admiradora suya.Quisiera solamente, responder al comentario de barcelonauta.

    Creo que es muy osada la afirmación por su parte. El cerebro no es tonto. De hecho, si se supiera mucho más de él probablemente no filtraríamos la realidad de la manera en la que lo hacemos. Ni cometeríamos sesgos y prejuicios que nuestro inconsciente almacena desde temprana edad. El ”fallo” que tampoco sería fallo como tal, está en nuestra manera de procesamiento o entendimiento de nuestro entorno, en el cual entran muchos factores en juego.

    Afirmar que el cerebro es tonto, me parece una manera bastante absurda de rechazar nuestra condición humana y nuestro amor propio. El cerebro es como un niño. Hay que educarlo desde pequeño. No podemos dejar la responsabilidad de nuestra forma de actuar y de sentirnos mejor o peor, a algo que depende de nosotros totalmente. Solamente necesita una buena educación y saber mucho más de lo que se sabe, para poder así ampliar nuestros horizontes y superar nuestra ignorancia.

  27. gerineldo:

    Buen programa.
    En mi caso, y a nivel profesional, mi cerebro acostumbra a remover conciencias de ‘mis jefes’. Es decir, que me busco mi propia sepultura. Pero algo me empuja a reflexionar, y no callarme: decir lo que hay que decir, tras meditar y aunque no le guste ‘al de arriba’. De momento me soportan, supong porque creo que saben que llevo razón. Hasta el día que yo me equivoque o hasta el día que decidan prescindir de mí

  28. Sergio Paradís:

    Hola, yo solamente quería sugerir que sería interesante y enriquecedor entrevistar a gente con visión holística (y atrevida pero científica) del ser humano como Ken Wilber, Fridjof Capra, Stanislav Grov, Rupert Sheldrake o Ervin Laszlo.
    Un saludo y felcidades por el programa y los libros.

    Sergio

  29. Alejandro Álvarez Silva:

    Algo evidente, pues el cerebro es el resultado de la evolución, cuyo primer condicionante es la lucha por la supervivencia. Saludos:
    Alejandro Álvarez

  30. Redes para la ciencia. Condicionantes de la percepción. « "Aprovecha, empapate, mira, escucha, absorve y disfruta":

    […] VIDEO –  REDES – El cerebro no busca la verdad si no sobrevivir. […]

  31. Marc:

    ¿Pero qué pasa cuando el cerebro realmente busca la verdad? Cuando a pesar de las confusiones y sus subrealidades trata de ser objetivo. ¿O eso no es verdad? ¿Alguien puede contestarme?

  32. Decisiones inconscientes | INTELIGENCIA EMOCIONAL:

    […] cerebro no busca la verdad sino sobrevivir” haciendo clic en el siguiente enlace: http://www.redesparalaciencia.com/4154/redes/redes-78-el-cerebro-no-busca-la-verdad-sino-sobrevivir Esta entrada fue publicada en Videos. Guarda el enlace permanente. ← Creamos […]

  33. jefersón:

    hola buen dia …….señora cordelia fine….el motivo por el que le escribo este mensaje es porque desde hace poco he tenido una pequeña duda que me hace sentir un poco incomodo….es que me pregunto si…… ¿los seres humanos no estamos controlados por nuestra mente sin darnos cuenta?….es decir para que lo entiendas mejor …no estariamos como encerrados en un circulo y nosotros adentro …..que nuestro cerebro nos controla y como es tan poderoso nos tiene encerrados y pues si fuese asi no nos lo diria aunque el cerebro no habla..disculpa esta ultima expression …pero pues quisiera quitarme esta duda……que pena la molestia señora y pues le agradeceria que me contestará…muchas gracias y que tenga un buen dia…..hasta luego

  34. jefersón:

    hola buen dia …….señora cordelia fine …..disculpa queria decirle por ultimo que yo tengo 17 años y soy de colombia…bn

  35. REDES El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir - Evalue InnovaciónEvalue Consultores:

    […] » noticia original […]

  36. laura:

    Hola la verdad muy bueno el informe y de como debemos hablarnos en presente nosotros mismos para entrenar nuetsro cerebro la verdad me gusto mucho este articulo. podrian decirme como conseguir el libro de cordelia fine.

  37. El cerebro nos engaña | Toda una amalgama:

    […] Redes programa 78: El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir http://www.redesparalaciencia.com/4154/redes/redes-78-el-cerebro-no-busca-la-verdad-sino-sobrevivir […]

  38. Enrique Santillán:

    Pues metiendo la cabeza en la tierra como la avestrúz, la realidad no desaparece. La mayoría de la gente tiene poca inteligencia en este aspecto.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.