Autor: Redes 5 Diciembre 2010

Ayer noche empecé a pensar en aquellas cosas que encajaban en el mundo del siglo pasado, pero que resultan insostenibles hoy día. Quería profundizar en el futuro; en las cosas que vienen o no tendrán más remedio que cambiar. El primer ejemplo que me vino a la cabeza fue el automóvil. ¿Alguien se ha parado a pensar que para transportar a su lugar de trabajo a una persona que pesa en promedio setenta y cinco kilos hace falta un coche que pesa en promedio mil quinientos kilos?

Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset